Estudio muestra que gran parte de la Generación Z cree que la Biblia es verdadera

El Grupo Barna no es nuevo en la investigación generacional y el desaliento que a veces viene con ella. En la investigación sobre el cristianismo y la Iglesia, en particular, las noticias sobre la disminución de la fe y el compromiso, especialmente entre los jóvenes, pueden tender a eclipsar cualquier punto brillante en los datos.

En este artículo, sin embargo, quiero compartir algunas de esas raras buenas noticias: Nuestro estudio más reciente (y más extenso) hasta la fecha muestra que, para la Generación Z, hay muchas razones para ser esperanzadores y optimistas.

Quiero referirme a un solo aspecto: su percepción de la Biblia.

Hemos encuestado a casi 25.000 adolescentes de entre 13 y 17 años de 26 países. Los encuestados procedían de todas las confesiones, incluidos los adolescentes sin fe. Descubrimos que la Iglesia puede tener un punto de partida para comenzar a discipular auténticamente a esta próxima generación.

Nótese que he dicho “punto de partida”; aún no hemos llegado a él. Pero hay mucho que aprender de las brechas (a veces curiosas) que vemos en el acercamiento de los adolescentes a la fe. He aquí algunos datos que hemos encontrado al encuestar a esta joven generación y cómo entienden y se comprometen con la Biblia.

Imagen: SOCIEDAD ISTOCK

Los adolescentes respetan la Biblia y en su mayoría creen que es verdadera. Aproximadamente dos de cada cinco adolescentes están muy de acuerdo en que la Biblia es buena (40%), significativa (39%) e importante (39%). Sin embargo, esto no significa que la utilicen. Uno de cada cinco adolescentes utiliza la Biblia al menos una vez a la semana, mientras que dos de cada cinco no la utilizan nunca.

Los adolescentes cristianos tienen una gran opinión de la Biblia, es decir, aproximadamente tres de cada cinco adolescentes están muy de acuerdo en que la Biblia es sagrada (63%) y que el texto está inspirado por Dios (61%). A pesar de esta reverencia, la mitad de los adolescentes cristianos no encuentran la Biblia agradable.

Un tercio de los adolescentes cree que es “muy cierto” que la Biblia es una fuente de verdad, que tiene enseñanzas relevantes, que es completamente fiable, que debe seguirse y que contiene todo lo que una persona necesita saber para vivir una vida significativa. Sin embargo, los adolescentes no están seguros de que la Biblia tenga un impacto positivo en el mundo. El 32% dice que el mundo estaría “más o menos igual” sin la Biblia, y el 16% incluso cree que el mundo estaría “mejor” sin ella.

La Biblia -ese texto que muchos adolescentes consideran significativo y fiable- parece estar acumulando polvo en las estanterías (si es que está allí).

Los pastores, los trabajadores de la juventud y los padres cristianos pueden responder a esto con confusión, incluso con juicio. ¿Por qué, después de todo, alguien no leería algo que cree que es verdadero y valioso?

En parte, la respuesta puede estar en la palma de su mano. Esta generación tiene acceso a contenidos e información a un nivel y a una velocidad sin precedentes, accesible en sus siempre presentes teléfonos. Cada enlace en el que hacen clic en Internet está promoviendo algo, a menudo proclamando que ofrece la verdad sobre un tema. Este es el entorno en el que los adolescentes hacen sus preguntas; se dice que sólo Google maneja 5,9 millones de búsquedas por minuto.

La “verdad” y el significado pueden aparecer para esta generación de muchas formas. De este modo, la Biblia -aunque es santa, buena y verdadera, según perciben muchos adolescentes- puede no parecer tan única para una generación en ascenso. Es posible que los adolescentes no vean el sentido de invertir mucho tiempo en este único texto, al igual que podrían sentarse durante horas frente a uno de los muchos cuadros hermosos y valiosos de un museo.

Al observar la división entre las percepciones de los adolescentes sobre la Biblia y las prácticas de los adolescentes cuando se trata de involucrarse con la Biblia, la pregunta que debemos hacer es: ¿Cómo podemos ayudar a los adolescentes de hoy a unir ambas cosas, de modo que sus creencias sobre la Biblia coincidan con sus acciones?

Creo que los adultos que se preocupan por el discipulado de los adolescentes tienen tres oportunidades para hacerlo bien, si se permiten pensar fuera de la caja.

1. Ayudar a los adolescentes de hoy a ver su historia en la Biblia.

Todos anhelan sentir que están contribuyendo a algo más grande que ellos mismos. Estas experiencias significativas ayudan a fomentar el compromiso. Teniendo esto en cuenta, los jóvenes deben ser capaces de ver la Biblia no sólo como un recurso histórico, sino también como una invitación a unirse a algo más grande. Las iglesias no pueden seguir utilizando un enfoque educativo básico: enseñar, aprender, hacer un examen. La simple regurgitación de textos e historias bíblicas no llega a buen puerto hoy en día. Los adolescentes necesitan saber que están invitados a continuar las lecciones de la Biblia y a formar parte de la historia más amplia de Dios.

2. Adoptar una postura de escucha.

Esta generación de adolescentes es inteligente y tiene una mentalidad global. Se preocupan profundamente por el mundo y los problemas que hay en él, y creen que pueden ser parte de las soluciones. En este momento formativo, los adolescentes desempeñan un papel importante a la hora de recordar a sus mayores la fuerza de la vulnerabilidad, la autenticidad y la esperanza. La imagen más completa de nuestro último estudio de Barna es que los adolescentes de hoy tienen esperanza y son optimistas.

En cierto nivel, esto es cierto para cada generación antes de que se enfrenten a las tormentas de la vida y las transiciones de la edad adulta. Los adultos que están más avanzados en este viaje pueden ayudar a preparar a los adolescentes para estas realidades.  No se apresure a ofrecer “llamadas de atención”; en cambio, escuche los corazones de los adolescentes, valide sus esperanzas y señale las anclas en las escrituras. Las cálidas percepciones de los adolescentes sobre la Biblia podrían cumplirse en la práctica en los próximos días.

3.  Dar ejemplo.

Nuestra investigación muestra que uno de cada cuatro adolescentes cristianos que están “poco comprometidos” con la Biblia hoy en día dice que nadie les enseñó nunca a leerla y estudiarla. Mientras tanto, la mitad de los adolescentes comprometidos con la Biblia dicen que sus padres/tutores o un pastor les enseñaron. Cuanto más vean los adolescentes de hoy en día a los adultos que pasan tiempo en la Biblia (¡y que realmente la disfrutan!), más llegarán a conocer lo que reside en sus páginas.

Cuando los adolescentes empiezan a experimentar por sí mismos que un libro de enseñanzas antiguas es verdadero y valioso y relevante para ellos, todo cambia. Es más probable que esto ocurra a medida que lo vean modelado, y que se les invite a unirse a él.

Sí, podría centrarme en las “malas noticias”: que los adolescentes de hoy no han superado necesariamente la brecha entre la apreciación de la Biblia y el compromiso con ella. Pero creo que la mejor noticia es que todavía pueden hacerlo. Estamos a tiempo de inculcar a los adolescentes la importancia de comprometerse con la Biblia, si los cristianos en sus vidas están dispuestos a invitarlos a participar en el viaje, a escuchar bien y a vivir como si valiera la pena desempolvar y abrir la Biblia.

Daniel Copeland es el vicepresidente Asociado de Investigación del Grupo Barna y supervisa la estrategia, la operación y la ejecución de la investigación publicada y patentada de la empresa.

FUENTE: Mundo Cristiano

Compartir publicación en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *