La mitad de médicos de un hospital argentino se niegan a realizar abortos

La mitad de los médicos de un hospital público en Buenos Aires, Argentina, se niega a realizar abortos por sus principios éticos o religiosos, según informa El Clarín .

Esto ocurre luego de que entrara en vigor la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) el pasado mes de enero, que permite el aborto hasta la semana 14 de embarazo, y después de ese tiempo es legal en casos de violación o peligro para la vida de la madre.

El Municipio de Ezeiza determinó que ya cuenta con la infraestructura correspondiente para que todas las mujeres que se encuentran cursando un embarazo no deseado de menos de las 14 semanas de gestación, pueden ser asistidas en las instalaciones del Hospital Zonal Alberto Antranik Eurnekian, informa El Clarín .

Pese a lo anterior y al haber recibido una capacitación, un grupo de médicos se niegan a realizar los abortos.

“Entre el servicio de Ginecología y Obstetricia, que son los que participan en estos casos, hay un 50% que se declaró objetor de conciencia”, declaró a El Clarín el Doctor Juan Ciruzzi, director del Hospital Alberto Antranik Eurnekian. Y aseguró: “Llegado el caso en el que todos los profesionales sean objetores de ley, el hospital tiene un lapso de 10 días para derivar a la paciente a otro centro médico para que reciben la atención adecuada”.

Por el momento, el hospital decidió tomar solo en cuenta a los médicos que quieran participar del aborto. Pero, los profesionales en la salud que se niegan deberán atender a los pacientes en caso de una complicación.

“Sin embargo, si existe una complicación médica en el proceso de interrupción, como una hemorragia o infección, los médicos deberán atenderla más allá de ser objetores”, dijo el director a El Clarín .

El protocolo para las mujeres que asistan al Eurnekian con deseos de realizar un aborto seguro es único. Primero, se llevará a cabo una ecografía. Luego, se especifican los potenciales riesgos del proceso y se brinda contención y confidencialidad, precisa El Clarín .

“Se hace un estudio de laboratorio para confirmar el embarazo ya partir de eso se realiza lo que se llama una consejería. Se informa al paciente cuales son las posibles complicaciones y se asegura la privacidad. Se lleva a cabo la contención, respetando la autonomía de su decisión, ya partir de ahí, si acuerda con la interrupción, se cita al paciente en un lapso de diez días “, descrito el Doctor Ciruzzi.

Con respecto a la atención pos-aborto, los médicos del Hospital Eurnekian realizaron un seguimiento donde se indicará al paciente los métodos anticonceptivos. También, se hace entrega de la anticoncepción inmediata pos-evento obstétrico (AIPE), una alternativa que permite posponer o no tener otro embarazo, informa El Clarín .

“Se trató de orientar a los médicos para que tengan en claro que todas las personas mayores de 16 años son consideradas adultas en lo que se refiere al cuidado de su cuerpo. Es decir, que pueden firmar el consentimiento previo”.

Para las adolescentes de entre 13 y 16 años, el tratamiento requiere otras especificaciones: “Si bien brindan su consentimiento de forma autónoma, puede existir un riesgo de vida para el paciente. En ese caso, tiene que haber un asentimiento de sus progenitores o representantes legales “. Si el paciente tiene 13 años o menos, el asentimiento de padres o referentes afectivos es obligatorio.

“En caso de existir un conflicto de intereses entre el paciente y los adultos, siempre se tiene en cuenta el interés superior del paciente”, cerró el Doctor Ciruzzi a El Clarín . 

Crédito: El Clarín / Mundo Cristiano

Compartir publicación en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *