Viviendo bajo la voluntad de Dios

“Existen dos tipos de personas, las que viven bajo la voluntad de Dios y las que viven bajo su propia voluntad”. Lo mejor que nos puede pasar es que Dios haga su voluntad en nuestras vidas; la de Él siempre es perfecta.

Quienes deciden vivir bajo la voluntad de Dios tienen el éxito garantizado en todo lo que hagan. Cuando Jesús enseñó la forma en que debemos orar dijo “hágase su voluntad” (Mt. 6:10), refiriéndose al Padre y reconociendo que si dejamos a Dios hacer su voluntad tendremos soluciones a nuestros problemas, tendremos la respuesta correcta y nuestras situaciones estarán resueltas por más difíciles que la veamos.

Es bien sabido que los no creyentes hacen su propia voluntad, pero los cristianos, ¿viven todos bajo la voluntad de Dios? La Biblia dice en Mateo 7:21 que “no todo el que me dice: «Señor, Señor», entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos“. Lo que nos dice que sí hay cristianos que no viven bajo la voluntad del Padre. Que toman decisiones importantes en sus vidas sin antes recibir una autorización de parte de Dios. Emprenden un negocio, una familia, un matrimonio, un ministerio, sin que Dios les haya dado su aprobación.

Luego viene un fracaso, una decepción, un divorcio, una quiebra… situaciones y preguntas sin respuestas que pudieron evitarse con tan solo esperar una respuesta de parte de Dios.

Tres características de la voluntad de Dios (Romanos 12:2)

  1. Buena: Porque Dios es bueno y quiere lo mejor para nosotros
  2. Agradable: Nos hace sentir bien, trae paz al corazón
  3. Perfecta: No la podemos mejorar; lo que Dios hace, lo hace bien

Existen momentos en que no hay “mucho tiempo” para tomar una decisión, pero Dios es el dueño del tiempo y conoce la prisa o urgencia de cada situación, por tanto siempre se puede esperar en Él. Dios puede respondernos en un segundo, en un día, en semanas, meses o años. Él sabe cuándo hacerlo.

Su respuesta puede venir por medio de la Biblia, por un consejo de un líder espiritual, una señal o una convicción interna. Él sabe cómo hacerlo.

Para vivir una vida victoriosa es indispensable vivir dentro de la voluntad de Dios.

Compartir publicación en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *